Hermoso, Rubiales y la RFEF, lo que tenemos que aprender

Gestión de crisis

¿Sabías que el equipo español femenino acaba de coronarse campeón del mundo? Te lo menciono porque quizás lo hayas pasado por alto entre los constantes bombardeos de videos de TikTok, tweets y demás noticias. El revuelo entre Luis Rubiales y Jenni Hermoso surgió precisamente por eso: porque las chicas ganaron. Sin embargo, el foco mediático ha estado más en las polémicas que en su victoria. En cualquier otro contexto, habríamos estado celebrando ese gol durante semanas. Pero en lugar de eso, nos encontramos inmersos en asambleas, comunicados y una serie de eventos que desvían la atención del logro del equipo.

Desde una perspectiva empresarial, hay muchas decisiones que deberían haberse llevado a cabo de forma muy diferente. En términos de gestión de imagen, también hubo fallos. Y en cuanto a la moralidad de la situación… no es nuestro objetivo tomar partido (aunque lo haremos, porque, después de todo, somos humanos y tenemos opiniones). Y si hay algo que es deporte de éxito en España, es opinar. Así que, sin más preámbulos, vamos a analizar qué, en nuestra humilde opinión, debería haberse gestionado de otra manera…

Cronología del desastre

Todo se entiende mejor cuando lo desmenuzas en partes controlables. Una crisis de marca o empresa no empieza nunca siendo un alud, comienza como un pequeño gesto, un pequeño dato, un detonante que hace que todo explote.
Podemos opinar sobre los hechos que han desencadenando el evento, pero es mejor entender cada paso del camino que se ha recorrido hasta ahora para entender mejor a qué nos referimos.
El caso entre Hermoso y Rubiales tras la victoria de España en la Copa Mundial Femenina de la FIFA es un claro ejemplo de cómo una serie de decisiones pueden desencadenar una avalancha de reacciones y consecuencias.
Veamos:
Según nos cuentan los chicos de maldita.es:

Luis Rubiales besó a la jugadora Jenni Hermoso durante la entrega de premios de la Copa del Mundo que ganó España en Sídney (Australia) el 20 de agosto. Además, el presidente celebró en el palco la victoria agarrándose de sus genitales.

La jugadora dijo más tarde a través de un directo de Instagram que no le había gustado el beso y se preguntó retóricamente: “¿Pero qué hago yo?”. Esa misma noche la RFEF difundió unas supuestas declaraciones de Jenni Hermoso a través de la agencia EFE en las que la jugadora pedía que “no se le diera más vueltas” al beso y añadía: «El presi y yo tenemos una gran relación». Según Relevo, esas palabras no las había dicho Hermoso, sino que fueron escritas por el equipo de comunicación de la RFEF.

Luis Rubiales dijo en COPE esa misma noche que era un “pico entre dos amigos”: “No hagamos caso de los tontos y los idiotas. No estamos para gilipolleces”. Al día siguiente, el 21 de agosto, publicó un vídeo a modo de disculpa en el que decía que “seguramente” se había equivocado.

Las redes sociales y los medios de comunicación cargaron con dureza contra la actitud de Luis Rubiales y diversas voces pidieron su cese como presidente de la RFEF. Horas más tarde de la publicación del vídeo, Miguel Ángel Galán, director de la Escuela Nacional de Entrenadores de Fútbol en España (Cenafe), presentó una denuncia ante el CSD por el “acto sexista del beso en la boca” e incumplir la ley del deporte y el protocolo de actuación frente a la violencia sexual de la RFEF. Más tarde, la formación política Sumar también presentó una denuncia ante el CSD. La presidenta de la Liga Femenina de Fútbol, Beatriz Álvarez Mesa, firmó un comunicado el 21 de agosto en el que denunció que el presidente de la RFEF “ha avergonzado la imagen del fútbol español” y presentó una denuncia ante el CSD.

El 22 de agosto Relevo publicó que en el vuelo de vuelta a España Luis Rubiales había pedido a Jenni Hermoso que lo defendiera en un comunicado conjunto y que apareciera en el vídeo que publicó disculpándose. Además, contó que el entrenador de la selección, Jorge Vilda, se acercó hasta tres veces a la jugadora para convencerla de que saliera en el comunicado conjunto. La futbolista se negó, según explica Relevo.

Ese mismo día, tras recibir al equipo campeón en La Moncloa, en la rueda de prensa de Pedro Sánchez para comunicar sobre la ronda de consultas del rey los periodistas preguntaron si el Gobierno tomaría medidas para destituir al presidente de la RFEF. Pedro Sánchez respondió que las federaciones no pertenecen a la estructura del Gobierno y que son los asociados los que eligen y destituyen al presidente [min 15:55-16:52]. También señaló que las disculpas de Luis Rubiales “eran insuficientes”.

La RFEF convocó el 22 de agosto una Asamblea General extraordinaria, el máximo organismo de la federación, para el viernes 25 de agosto. En el comunicado, la entidad informó de que “están abiertas las diligencias internas de la Federación referentes a asuntos de Integridad, así como el resto de los protocolos aplicables” aunque no hubo en el orden del día ningún punto explícitamente destinado a este asunto.

El 23 de agosto, el sindicato que representa a Jenni Hermoso, Futpro, emitió un comunicado en el que pedía actuar a la RFEF y el CSD. El comunicado, difundido también por TMJ, agencia que representa a la futbolista, incluía declaraciones de Hermoso: “Mi sindicato FUTPRO, en coordinación con mi agencia TMJ se están encargando de defender mis intereses y ser los interlocutores sobre este asunto”.

El 24 de agosto, la FIFA, la máxima autoridad del fútbol en el mundo, anunció que ha abierto un procedimiento disciplinario contra Luis Rubiales por violar el artículo 13 del Código Disciplinario de la entidad. Ese mismo día, la Fiscalía General del Estado comunicó a Europa Press que ha recibido tres denuncias contra Luis Rubiales.

La noche del 24 de agosto diversos medios indicaron que Luis Rubiales anunciaría su dimisión en la Asamblea General extraordinaria del día siguiente. **

El 25 de agosto se celebró la Asamblea General extraordinaria en la que Luis Rubiales se disculpó por el gesto en el que se agarró los genitales y explicó su versión del beso: “Fue un beso espontáneo, mutuo, eufórico y consentido” [min 30:50-31:16]. Más adelante dijo que le pidió el beso: “Yo le dije: ‘¿Un piquito’ y ella me dijo: ‘Vale’” [min 32:35-32-42]. En ese discurso anunció que no va a dimitir como presidente de la RFEF. **

Víctor Francos, presidente del CSD, anunció después de la celebración de la Asamblea General extraordinaria que el organismo “ha activado todos los mecanismos para tomar las medidas oportunas”.

Entre esas medidas no ha descartado la suspensión provisional. ** Horas más tarde, convocó una rueda de prensa en la que anunció que el mismo 25 de agosto se iniciaba el trámite, con una denuncia por falta “muy grave” ante el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD), para “suspender de sus funciones” al presidente de la RFEF si este tribunal “lo tiene a bien”. ***

* Actualizado el 24 de agosto de 2023 para añadir que el CSD comunicará al TAD las denuncias presentadas contra Luis Rubiales, según ha declarado el ministro de Cultura y Deporte en funciones, Miquel Iceta.

**Actualizado el 25 de agosto de 2023 a las 13:40 para añadir el anuncio de que Luis Rubiales no va a dimitir como presidente de la RFEF, tras varios medios anunciarlo el día anterior; así como incluir las últimas declaraciones de Víctor Francos, presidente del CSD. En una primera versión de este artículo se dijo que el beso fue sin consentimiento. Se han eliminado todas las referencias al no poder verificar independientemente Maldita.es hasta este momento tal afirmación.

*** Actualización del 25 de agosto de 2023 a las 18:05 para añadir la rueda de prensa del presidente del CSD, Víctor Francos, y la reacción de las futbolistas de la selección española. 

Pues menudo Jaleo...

El incidente entre Rubiales y Hermoso ha desencadenado una serie de eventos que han puesto a la RFEF, y al fútbol español en general, en el ojo del huracán. Pero, ¿cómo se llegó a este punto y qué se podría haber hecho de manera diferente para evitar que la crisis se magnificara? Desgranemos la información y analicemos punto por punto:

  1. El Beso Inicial:
    • Lo que sucedió: Tras la victoria, en un momento de euforia, Rubiales besa a Hermoso.
    • Lo que debió hacerse: En un entorno profesional, especialmente en un escenario público, es esencial mantener una conducta adecuada y respetuosa. Un gesto como este, incluso si se percibe como «inofensivo» o «espontáneo», puede ser malinterpretado y causar daño.
  2. La Respuesta de Hermoso:
    • Lo que sucedió: Hermoso expresó su incomodidad a través de Instagram.
    • Lo que debió hacerse: Hermoso expresa sus sentimientos y establece límites. La RFEF y Rubiales deberían haber respondido con empatía y comprensión desde el principio, en lugar de minimizar el incidente o intentar controlar la narrativa.
  3. La Negación de Rubiales:
    • Lo que sucedió: Rubiales niega las acusaciones y minimiza el incidente.
    • Lo que debió hacerse: En lugar de negar, Rubiales podría haber emitido una disculpa sincera desde el principio, reconociendo el error y mostrando empatía hacia Hermoso.
  4. La Investigación Interna de la RFEF:
    • Lo que sucedió: La RFEF inicia una investigación interna.
    • Lo que debió hacerse: Este paso fue adecuado, pero la transparencia y rapidez en la investigación podrían haber ayudado a calmar las aguas.
  5. La Suspensión de la FIFA:
    • Lo que sucedió: La FIFA suspende a Rubiales.
    • Lo que debió hacerse: La RFEF podría haber tomado medidas disciplinarias internas antes de que la FIFA interviniera, mostrando proactividad y responsabilidad.
  6. La Continuidad de Rubiales:
    • Lo que sucedió: A pesar de la suspensión, Rubiales sigue siendo el presidente.
    • Lo que debió hacerse: Considerar una licencia temporal mientras se lleva a cabo la investigación, mostrando respeto hacia la gravedad de la situación desde el minuto 0.
  7. La Intervención del Congreso:
    • Lo que sucedió: El Congreso decide investigar.
    • Lo que debió hacerse: Si la RFEF hubiera manejado la situación con mayor transparencia y rapidez, tal vez no hubiera sido necesario llegar a este punto.

Si, pero... ¿Y ahora qué?

Debemos entender que un hecho por si mismo no es dañino. Puedes achacarlo a la «euforia» (que eso no lo convierte en un acto positivo tampoco), puedes decir que en realidad es inocente,  (esto tampoco lo convierte en un acto positivo, y ni siquiera lo convierte en un acto neutro).
La realidad es que desde un análisis puro, Rubiales es el «jefe» de Jenni Hermoso, y ejerce una posición de poder implícito sobre la jugadora. Por lo tanto, moralmente hablando, consintiera ella o no, es un caso de abuso.
Una pregunta que hay que hacerse cuando dudemos de si estamos ejerciendo algún tipo de «abuso» sobre un subordinado es: ¿De no ser yo quien soy, de no estar en la posición en la que estoy… esto podría haberse dado?
Si la respuesta es… «no sé…» o «no», ahí lo tienes. Estás abusando.
«Es que mi empleada es más que una empleada, somos amigos». No, eres su jefe.
«Es que en realidad es cosa de compañeros, tenemos una relación cercana». No, sigues siendo su jefe.

Y como su «jefe», representas algo que está por encima de ti, que son los intereses de una marca y/o empresa. Por lo que, todo aquello que hagas en ese contexto, representa a la marca.

En el momento en el que sucedió el beso, podía no haber pasado nada o podía haber pasado todo lo que ha pasado.

Ha sucedido otras veces, hemos visto besos no consentidos, azotes en el culo, abrazos… el deporte es lo que tiene, hay contacto. Y muchas veces la euforia nos pierde. Pero tu, «señor Jefe», tienes unas obligaciones, un «estatus» y debes estar a la altura.
Es cierto que somos humanos, que podemos equivocarnos, pero si te equivocas y te lo hacen ver, no deberías tener el atrevimiento de llamar «tontos» a los demás.

Y tu, como marca, deberías haber cortado todos los hilos en el momento en el que, la acción sufre de una progresión que tu representante (el «jefe»), además de ser responsable directo, no está sabiendo gestionar.

El problema radica no solo en el acto inicial, sino en la gestión posterior del mismo. En el mundo empresarial y de la imagen pública, la reacción a un incidente puede ser tan o más dañina que el incidente en sí. La negación, la minimización del hecho o el intento de desviar la atención son tácticas que, en lugar de apagar el fuego, lo avivan.

La RFEF, como entidad representativa del fútbol español, tenía la responsabilidad de actuar con rapidez, transparencia y sensatez. En lugar de ello, vimos intentos de manipulación de declaraciones, desacreditaciones y una falta de empatía hacia la víctima. Todo ello, sumado a la actitud defensiva de Rubiales, solo sirvió para empeorar la situación.

La gestión de crisis no es solo sobre cómo responder a un incidente, sino sobre cómo prevenirlo. Las empresas y organizaciones deben tener protocolos claros y formación para sus empleados y representantes sobre cómo comportarse en situaciones públicas, cómo interactuar con colegas y subordinados, y cómo responder ante posibles controversias. La prevención es siempre la mejor estrategia.

Además, en el caso de que ocurra un incidente, es esencial tener un plan de acción claro. Este plan debe incluir cómo comunicarse con el público, cómo apoyar a las víctimas y cómo tomar medidas disciplinarias si es necesario. La transparencia y la responsabilidad son clave en estos casos.

Consecuencias de derecho

El incidente entre Rubiales y Hermoso no solo ha generado un revuelo mediático y social, sino que también ha desencadenado una serie de consecuencias legales que complican aún más la situación. Veamos:

  1. Denuncias y Procedimientos Disciplinarios:
    • Lo que sucedió: Tras el incidente, varias entidades y organizaciones presentaron denuncias contra Rubiales. La FIFA abrió un procedimiento disciplinario contra él, y la Fiscalía General del Estado recibió tres denuncias.
    • Lo que debió hacerse: Si la RFEF y Rubiales hubieran actuado con rapidez y transparencia desde el principio, reconociendo el error y tomando medidas para garantizar que no se repita, es posible que se hubieran evitado algunas de estas denuncias.
  2. Intervención del CSD y el TAD:
    • Lo que sucedió: El Consejo Superior de Deportes (CSD) activó mecanismos para tomar medidas, y no descartó la suspensión provisional de Rubiales. Posteriormente, inició un trámite con una denuncia por falta «muy grave» ante el Tribunal Administrativo del Deporte (TAD) para suspender a Rubiales.
    • Lo que debió hacerse: Una vez más, una respuesta rápida, transparente y empática desde el principio podría haber evitado o al menos mitigado la intervención de estas entidades. La RFEF podría haber tomado medidas internas para abordar el incidente, demostrando a las autoridades externas que estaban tomando el asunto en serio.
  3. Reputación y Legado:
    • Lo que sucedió: La reputación de la RFEF y de Rubiales ha sufrido un grave daño. Las acciones y respuestas inadecuadas han llevado a un escrutinio público intenso y a la pérdida de confianza en el liderazgo de la federación.
    • Lo que debió hacerse: La gestión de crisis no solo implica responder a los eventos a medida que ocurren, sino también anticipar y prepararse para las consecuencias a largo plazo. La RFEF debería haber considerado el impacto a largo plazo en su reputación y haber actuado en consecuencia.

El acoso laboral, en cualquiera de sus formas, no solo tiene consecuencias morales y éticas, sino también legales. Las leyes laborales y de igualdad en muchos países, incluida España, están diseñadas para proteger a los trabajadores de conductas inapropiadas y garantizar un entorno de trabajo seguro y respetuoso. Veamos las posibles consecuencias legales que pueden surgir de un incidente como el de Rubiales y Hermoso:

  1. Denuncias Penales: El acoso puede ser considerado un delito, dependiendo de la gravedad y las circunstancias. Si se presenta una denuncia penal, el acusado podría enfrentar un juicio y, si se le encuentra culpable, podría enfrentar sanciones que van desde multas hasta penas de prisión.
  2. Acciones Civiles: La víctima puede presentar una demanda civil por daños y perjuicios. Estas demandas buscan compensación por daños emocionales, daño a la reputación, pérdida de ingresos, entre otros.
  3. Sanciones Administrativas: Organismos como la FIFA o el CSD pueden imponer sanciones administrativas a individuos o entidades que violen sus códigos de conducta. Estas sanciones pueden incluir suspensiones, multas o la prohibición de participar en actividades relacionadas con el deporte.
  4. Repercusiones Laborales: Las empresas y organizaciones pueden tomar medidas disciplinarias contra empleados que cometan actos de acoso. Estas medidas pueden ir desde advertencias escritas hasta el despido.
  5. Daño a la Reputación: Más allá de las sanciones legales, el daño a la reputación puede tener consecuencias duraderas para individuos y organizaciones. La pérdida de confianza del público, patrocinadores y otros stakeholders puede tener un impacto significativo en la viabilidad y el éxito a largo plazo.
  6. Obligaciones de la Empresa: Las empresas tienen la obligación legal de proporcionar un entorno de trabajo seguro. Si se demuestra que una empresa no tomó medidas adecuadas para prevenir o abordar el acoso, podría enfrentar sanciones legales y ser considerada responsable.
  7. Consecuencias para Terceros: En algunos casos, terceros que estuvieron al tanto del acoso y no actuaron también pueden enfrentar consecuencias legales. Esto puede incluir a supervisores, colegas o cualquier persona en posición de autoridad que no tomó medidas para detener el comportamiento inapropiado.

Gestión de crisis para empresas

Las crisis son inevitables. Atrás quedó el «lo que pasa en casa se queda en casa». Todo se ha hecho mucho más público y ya sea un escándalo de alto perfil, un error operativo o una controversia en las redes sociales, las empresas deben estar preparadas para enfrentar y gestionar situaciones adversas. La gestión de crisis de alto nivel no es simplemente reaccionar a los problemas a medida que surgen; es un enfoque proactivo y estratégico para prevenir, preparar y responder a situaciones potencialmente dañinas. A continuación, te presentamos una guía sobre cómo las empresas pueden abordar las crisis de manera efectiva:

  1. Preparación Anticipada:
    • Plan de Crisis: Toda empresa debe tener un plan de crisis actualizado y detallado que defina roles, responsabilidades y procedimientos en caso de emergencia.
    • Simulacros: Realizar simulacros regulares para garantizar que todos los empleados sepan qué hacer y cómo responder en caso de crisis.
  2. Comunicación Clara y Transparente:
    • Portavoz Designado: Tener un portavoz oficial capacitado que pueda comunicar la posición y las acciones de la empresa de manera efectiva.
    • Información Precisa: Evitar especulaciones y asegurarse de que toda la información compartida sea precisa y verificada.
  3. Monitoreo Constante:
    • Herramientas de Monitoreo: Utilizar herramientas de monitoreo de medios y redes sociales para detectar posibles problemas antes de que se conviertan en crisis.
    • Feedback Activo: Establecer canales de comunicación abiertos con empleados, clientes y stakeholders para recibir feedback y detectar posibles problemas.
  4. Respuesta Rápida:
    • Acción Inmediata: No esperar a que la crisis se intensifique. Actuar rápidamente puede minimizar el daño y mostrar que la empresa toma en serio la situación.
    • Admitir Errores: Si la empresa cometió un error, admitirlo y disculparse sinceramente. La honestidad puede ayudar a recuperar la confianza.
  5. Evaluación Post-Crisis:
    • Análisis Detallado: Una vez que la crisis haya pasado, analizar qué salió bien, qué salió mal y cómo se puede mejorar en el futuro.
    • Actualización del Plan: Utilizar las lecciones aprendidas para actualizar y mejorar el plan de crisis.
  6. Formación Continua:
    • Capacitación Regular: Asegurarse de que todos los empleados, especialmente aquellos en roles clave, reciban formación regular en gestión de crisis.
    • Asesoramiento Externo: Considerar la posibilidad de contratar a expertos o consultores en gestión de crisis para obtener una perspectiva externa y experiencia especializada.

¿Y ahora qué?

La situación entre Rubiales y Hermoso ha desencadenado una serie de eventos que han llevado a la intervención de diversas entidades y figuras públicas. Veamos cómo se ha desarrollado la situación desde el punto de vista legal y gubernamental:

1. Reacciones del Gobierno:

  • Yolanda Díaz, vicepresidenta segunda del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social en funciones, ha solicitado la dimisión de Luis Rubiales, acusándolo de haber «vejado» y «agredido a una mujer».
  • Miquel Iceta, ministro de Cultura y Deporte en funciones, ha calificado el beso de «inaceptable».
  • Pedro Sánchez, presidente del Gobierno en funciones, ha considerado «insuficientes» las explicaciones de Rubiales y ha pedido una postura más clara y contundente.
  • Víctor Francos, presidente del CSD, ha urgido a la RFEF a actuar y ha indicado que, de no ser así, el CSD tomará medidas.

2. Implicaciones Legales:

  • El CSD, que depende del Ministerio de Cultura y Deporte, tiene la capacidad de iniciar un expediente sancionador que podría resultar en la inhabilitación de Rubiales para ejercer cargos en instituciones deportivas, si se demuestra que ha cometido alguna infracción recogida en la ley del deporte.
  • El proceso que ha iniciado el CSD contra Rubiales se encuentra en marcha, y se espera que el TAD tome una decisión en los próximos días.
  • Es importante recordar el precedente de Ángel María Villar, expresidente de la RFEF, quien fue suspendido de su cargo en 2017 tras ser detenido e imputado en un caso de corrupción.

3. Acciones de la RFEF:

  • La RFEF convocó una Asamblea General extraordinaria el 25 de agosto. Aunque no se incluyó en el orden del día ningún punto específico sobre el incidente con Rubiales, durante la asamblea, Rubiales afirmó que no dimitiría.
  • La Asamblea tiene la autoridad para destituir al presidente de la Federación a través de una moción de censura, aunque esto requeriría una nueva asamblea extraordinaria.

La situación es un claro ejemplo de cómo un acto puede tener ramificaciones en múltiples niveles y cómo es esencial para las organizaciones actuar con rapidez y responsabilidad. A medida que se desarrollan los eventos, es crucial que todas las partes involucradas actúen con transparencia y en interés del bienestar de todos los afectados.

Para concluir

El incidente entre Rubiales y Hermoso no es solo una crisis de imagen para la RFEF, sino un reflejo de los desafíos que enfrentan las organizaciones en la era moderna. En un mundo hiperconectado, donde cada acción es escrutada y compartida en tiempo real, la gestión de crisis ya no es una opción, sino una necesidad.

Desde un punto de vista de opinión, es evidente que las acciones de Rubiales, independientemente de su intención, fueron inapropiadas. Su posición de poder y la naturaleza pública del evento hicieron que el acto fuera aún más cuestionable. Las respuestas iniciales, en lugar de mitigar el daño, parecieron exacerbar la situación, lo que subraya la importancia de una gestión de crisis efectiva y empática.

La claridad es esencial en momentos como este. Las organizaciones y las personas en posiciones de poder deben ser transparentes en sus acciones y comunicaciones. Las respuestas evasivas o defensivas solo sirven para alimentar la desconfianza y el escepticismo del público.

Si nos orientamos a los resultados, es crucial que las organizaciones aprendan de estos incidentes. No se trata solo de «apagar el fuego» en el momento, sino de implementar cambios estructurales y culturales que prevengan futuras crisis. Las organizaciones deben invertir en formación, establecer protocolos claros y, lo más importante, fomentar una cultura de respeto y responsabilidad.

No cometamos el error de pensar que esto es un caso aislado, sólo es la hebra de hilo de la que empezar a tirar y tiende a terminar deshilachando el tejido. El caso Rubiales-Hermoso es una llamada de atención para todas las organizaciones. En la era moderna, la gestión de crisis es esencial, y solo aquellas organizaciones que actúen con claridad, responsabilidad y una verdadera orientación hacia el bienestar de todos los involucrados prosperarán en el escrutinio del siglo XXI.

Por nuestra parte, podemos ofrecerte asesoramiento y herramientas personalizadas para tu negocio. Entendemos las consecuencias de la mala gestión o la inacción a la hora de solucionar ciertos incidentes. Una crisis puede surgir en cualquier momento, pero con la preparación adecuada y un equipo de expertos a tu lado, puedes enfrentarla con confianza y eficacia. En Easyintegra, no solo te ayudamos a prevenir crisis, sino también a transformarlas en oportunidades de crecimiento y mejora. Escríbenos y veamos en que podemos trabajar juntos.

NUESTROS LIBROS

Leave A Comment

Sobre Easyintegra
Sobre Easyintegra

En Easyintegra, nos especializamos en ofrecer soluciones tecnológicas avanzadas y personalizadas que ayudan a las empresas a alcanzar sus objetivos...

2024
Formación sobre GSheets
2 de Septiembre

Google Meet